Doce Tribus
943.63.23.16
 
 
Hola Invitado, login
 

Festivales

 Los Festivales están llenos de significado para un pueblo que viven juntos en el proceso de salvación. Somos salvos, y estamos siendo salvos de todo el mal que obra en nosotros. Estamos siendo liberados de las intrigas de satanás, que pretende destruirnos. En el cuerpo del Mesías el Sabbat y las fiestas anuales son parte del camino nuevo y vivo.

 A través de todas estas fiestas estamos aprendiendo a ser más humildes, al ver más profundamente nuestra condición y recibir la misericordia que el Padre nos muestra continuamente.

 Las fiestas señaladas que Elohim (Dios) ordenó a Israel están descritas en Levítico. y son:

Las acciones de gracias durante Sucot crecerán cada año con más gozo y menos queja en nuestras tiendas. Nos regocijamos en nuestras tiendas junto a nuestros “faltosos” pero fieles hermanos y hermanas. El tiempo y la sinceridad durante Yom Kipur nos han acercado más los unos a los otros y han hecho que nuestras relaciones y amistad sean más profundas. Hemos aprendido que todos sufrimos con las mismas cosas y podemos tener misericordia unos con otros.

El primer día de la fiesta es para construir las cabañas[1].Nos organizamos por familias y en grupos de solteros y solteras y cortamos ramas de los bosques de alrededor para construir nuestros sucot (cabañas). Una vez reunido suficiente material construimos los habitáculos donde pasaremos los siguientes siete días. Es un tiempo muy especial para nuestros hijos, con actividades alrededor del fuego, historias, canciones, comidas cocinadas en la hoguera…

Es una fiesta para recordar que todos los bienes materiales que disfrutamos en este mundo son efímeros, que somos peregrinos en la tierra y nuestra vista está puesta en la eternidad.

1. Levítico 23:40 [atrás]

Yom Kipur es el tiempo de identificar y confesar nuestras iniquidades. Las iniquidades son los malos hábitos heredados de nuestros padres o adquiridos durante nuestra vida, que dañan a los demás. Son las inclinaciones profundamente arraigadas que tenemos que vencer, las cuales nos hacen quejarnos en “nuestras tiendas”.

En el antiguo Israel era el día más solemne. Era el día en que el sumo sacerdote entraba al lugar santísimo y ofrecía el sacrificio por el pecado de toda la nación. Si Yahweh recibía el sacrificio, la nación quedaba limpia. Era una santa convocación en la que todo el pueblo debía humillarse delante de Dios, confesando sus pecados.

En la Nueva Alianza, Yom Kipur es también el día más solemne del año. Hay diez días de preparación que comienzan en Yom Teruah, día de las trompetas, y el último día es Yom Kipur, en el que somos limpios de nuestras iniquidades.

“Pero cuando Cristo apareció como sumo sacerdote de los bienes futuros, a través de un mayor y más perfecto tabernáculo, no hecho con manos, es decir, no de esta creación, y no por medio de la sangre de machos cabríos y de becerros, sino por medio de su propia sangre, entró al Lugar Santísimo una vez para siempre, habiendo obtenido redención eterna.” [1]

Ya no tenemos que sacrificar más animales; Yahshua fue el sacrificio.

Esto nos coloca en otro entorno en la Ley, en un camino nuevo y vivo, pero aun así, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la Ley hasta que toda se cumpla[2].

El tiempo de prueba en el desierto fue suficiente para que Israel viera lo que había en sus corazones y para que pudieran afligir sus almas honestamente al darse cuenta de sus iniquidades. Ahora, Nuestro Padre nos hace pasar por muchas tribulaciones para entrar en el Reino, como dice Pablo en Hechos 14:22. Si seguir a Yahshua nos causa sufrimiento es porque estamos en el Camino.

Si no encaramos nuestras iniquidades, entonces cuando llegue la “cosecha”, se arruinará por nuestras quejas y murmuraciones. Confesar nuestros pecados y encontrar la expiación, como pueblo, en el sacrificio de nuestro Maestro es la meta de Yom Kipur. Si hemos encontrado arrepentimiento en Yom Kipur, podremos regocijarnos en nuestras “cabañas” y celebrar Suckot.

1. Hebreos 9: 11-12 [atrás]
2. Mateo 5:18 [atrás]

Pentecostés significa contar hasta cincuenta. En la Antigua Alianza se llamaba la Fiesta de las Semanas o Primeros Frutos. Se contaban cincuenta días desde el primer Sabbat semanal después de la Pascua, en el que se mecía la gavilla de cebada, que representaba las primicias de la cosecha[1]. Yahshua fue las primicias entre los muertos.

Se dice que Shavuot es el día que conmemora la entrega de la Ley en Sinaí, cincuenta días después de salir de Egipto. Es el día que los hijos de Leví se consagraron como el sacerdocio de la nación. Éxodo 19:5-6 muestra que Elohim quería que toda la nación, las doce tribus, fueran el sacerdocio, pero solo una tribu respondió a la llamada de Moisés, Leví.

En el Israel de la Nueva Alianza, todas las tribus son el sacerdocio, lo cual es la voluntad del Padre. Como está escrito en 1 Pedro 2:9 somos una nación santa y un sacerdocio real.

En la primera comunidad, los discípulos recibieron el Espíritu Santo el día de Pentecostés, cincuenta días después de la Pascua, y llenos de Él salieron a proclamar las Buenas Nuevas. Tres mil personas respondieron al evangelio. Estos eran los primeros frutos también, como una primera cosecha; resultado de la resurrección de nuestro Maestro 50 días antes. Fue el nacimiento de la Primera Iglesia. Todo esto coincidía en Israel con la cosecha de la cebada (!ª gavilla en la Pascua y resto de la cosecha hasta Pentecostés) y el comienzo de la cosecha del trigo, siete semanas después (Shavuot:"Sietes"), en Pentecostés.

En la comunidad celebramos Shavuot desfilando y proclamando todas las cosas con las que nuestro Padre nos ha bendecido el último año. Es una fiesta muy especial a la que se unen muchos vecinos y amigos de la comunidad.

1. Levítico 23:10-15 [atrás]

La Pascua es una de las fiestas que el pueblo santo de Dios guarda.

La Pascua conmemora el día que el ángel de la muerte pasó de largo por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto y castigó a los egipcios. Los Israelitas, siguiendo las instrucciones de Moisés, habían sacrificado un cordero y pintado con su sangre los postes y el dintel de la puerta[1]. En la Nueva Alianza, la Pascua representa el sacrificio de nuestro Maestro Yahshua y nuestra liberación de “Egipto”, que simboliza el mundo.

Durante esta fiesta se elimina toda levadura de las casas[2]. La levadura produce una fermentación que representa el poder corruptivo del mal. Solo hace falta un poco de levadura para que toda la masa se leude[3]. La comunidad de creyentes es una casa sin levadura.

La Pascua sería un ritual ridículo si nos limitáramos a limpiar la levadura de nuestros hogares y no fuéramos diligentes en erradicar toda influencia corruptiva de nuestra casa espiritual. La fiesta solo puede guardarse en sinceridad y verdad[4], esto es, con honestidad transparente, genuina pureza e inmaculada inocencia. La levadura representa los malos espíritus que solían influenciarnos en nuestra vieja vida en el mundo y que seguirán tratando de corromper nuestra nueva vida en el Mesías y separarnos unos de otros.

Es un tiempo para juzgarnos a nosotros mismos y ver qué cosas no están separando de nuestros hermanos. Es un tiempo para estar agradecidos por el sacrificio de Yahshua, nuestro cordero de pascua a través de quien somos perdonados.

1. Éxodo 12:22 [atrás]
2. Éxodo 12:15 [atrás]
3. Gálatas 5: 9; 1 Corintios 5:6 [atrás]
4. 1 Corintios 5:8 [atrás]

Levíticos 23 explica las fiestas señaladas para su pueblo, pero el primero de la lista no es un fiesta propiamente dicha, sino el Sabbat semanal.

“Seis días se trabajará, pero el séptimo día será día de completo reposo, santa convocación en que no haréis trabajo alguno; es día de reposo al SEÑOR dondequiera que habitéis.” [1]

“Donde quiera que habitéis” se refiere a todas nuestras iglesias-comunidad.

Nuestro Padre restauró la tierra e hizo al hombre a su imagen y semejanza en seis días, después contempló lo que había creado y en el séptimo día descansó.

Cuando hizo al hombre, su más alta creación, estaba muy satisfecho y dijo que era muy bueno lo que había hecho. Para crear al hombre había utilizado todo su poder creativo. Cuando lo vio, quedó satisfecho, y descansó.

Igualmente nosotros tenemos que estar satisfechos con lo que hemos hecho durante los seis días de trabajo, para poder descansar. Durante seis días colaboramos con Él, haciendo su voluntad, para traer su reino. Caminando diligentemente en las obras preparadas para nosotros y guardando sus mandamientos. Esto causará la vuelta de Yahshua y la próxima edad. El Sabbat representa el séptimo día, la próxima edad.

 “Habla, pues, tú a los hijos de Israel, diciendo: "De cierto guardaréis mis días de reposo, porque esto es una señal entre yo y vosotros por todas vuestras generaciones, a fin de que sepáis que yo soy el SEÑOR que os santifico.” [2]

“De cierto” al comienzo del versículo significa sobre todo. El Sabbat es el único mandamiento que señala quienes son el pueblo de Dios, aquellos que han sido puestos aparte (santificados). Nos recuerda cual es nuestro propósito. El Sabbat es una señal de la redención.

 “Guardarás el día de reposo para santificarlo, como el SEÑOR tu Dios lo ha mandado.

Seis días trabajarás y harás todo tu trabajo, mas el séptimo día es día de reposo para el SEÑOR tu Dios; no harás en él ningún trabajo, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ninguno de tus animales, ni el forastero que está contigo, para que tu siervo y tu sierva también descansen como tú.

"Y acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el SEÑOR tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido; por lo tanto, el SEÑOR tu Dios te ha ordenado que guardes el día de reposo.” [3]

El Sabbat es un día para recordar que fuimos sacados de Egipto (el mundo), es decir, de la esclavitud de satanás.

Guardamos el Sabbat porque creemos que el cuarto mandamiento es para obedecerlo, al igual que honrar a tus padres, no robar y todos los demás.

1. Levítico 23:3 [atrás]
2. Éxodo 31:13 [atrás]
3. Deuteronomio 5: 12-15 [atrás]
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Avatar
Captcha *
Espera por favor!
Publicaciones recientes