Doce Tribus
943.63.23.16
 
 
Hola Invitado, login
 

Trabajo en la construcción, y por lo general en ciudades saturadas de tráfico. Un día común como otros, miré hacia abajo (desde las alturas) y no era lo que sería un día laboral de alboroto, estrés y presión. Todo lo que veía y sentía era silencio vacío, y de repente la gente mantiene un metro o dos de distancia entre sí y llevan máscaras. Asustados, esperando a la cola para comprar su barra de pan, o en farmacias preguntado qué remedio les dan para el Covid-19. La policía cuestionando a la gente, ¿a dónde van? ¿qué hacen?, anunciando por megafonía el estado de alarma.

¿Será vedad lo que estoy viendo y escuchando? ¿O será un mito? Parece una guerra, aunque nunca he vivido una. Al final de unas semanas te puedes ir acostumbrando, pero realmente qué vida más horrible, tratando de sobrevivir en tu piso. Que todo lo que escuchas son noticias y más noticias, (televisión, radio, prensa) o indirectamente a través de redes sociales o WhatsApp.

Todo por el funcionamiento que hemos formado como sociedad, del que dependemos tanto, tanto, que por un virus se rompe el ciclo. Entonces surgen más preguntas. ¿cómo voy a pagar mi renta? El miedo a perder el empleo, a sufrir una caída salarial. La luz, el agua, el gas, el teléfono, la alimentación ¡¡¡qué preocupación!!! Parece que no, pero si que es una catástrofe, el mundo deja de girar, y cualquier cosa que te propongas es imposible cumplirla.  ¿Hay algo más por lo que vivir? que un confinamiento sin vida social de calle.

Yo creo que esto es algo más que una pandemia. El Dios del cielo creó al ser humano con la intención de cuidar la tierra, y que pudiesen ayudarse los unos a los otros, a pasar el sufrimiento, fuera cual fuera. Pero este concepto está perdido, así es como Vivian nuestros antepasados. En sus casas, trabajando con el sudor de su frente, para el cuidado de su familia, viviendo de acuerdo a su conciencia.

Esa es la forma que le agrada al Creador, como dice en Hechos 2:44-45 Que todos los que creían vivían juntos y tenían todas las cosas en común. Vendían sus posesiones y las repartían a todos, según la necesidad. Esta es la única solución al problema que estamos encarando como planeta.

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Avatar
Captcha *
Espera por favor!
Publicaciones recientes
  • El mundo entero se encuentra pegado a sus dispositivos inteligentes, que te dan la capacidad de...
  • El joven padre sostenía preocupado el precioso cuenco, mientras su hijo trataba de alcanzar la...
  • Trabajo en la construcción, y por lo general en ciudades saturadas de tráfico. Un día común como...